Infosalud

img

Cirugía Laparoscópica, de la revolución a la evolución

  • Categoría 1
  • 29/10/2018

Por el Dr. Ignacio Moreno, Jefe de Servicio de Cirugía General HIR y Sanatorio Los Alerces

En la actualidad las técnicas mínimamente invasivas se aplican a todo tipo de intervención. En los últimos 27 años transcurridos desde la primera colecistectomía laparoscópica, hemos sido testigos de un cambio increíble en el tratamiento quirúrgico de las enfermedades. En tres breves años, la colecistectomía laparoscópica se convirtió en el método habitual y de elección de la litiasis vesicular.

La revolución laparoscópica tuvo lugar en un tiempo en que se produjo un progreso tecnológico rápido y amplio. Cuando se llevó a cabo la primera cirugía de vesícula por vía laparoscópica, nadie había oído de Internet, los teléfonos celulares tenían el tamaño de un ladrillo y los instrumentos para laparoscopía avanzada simplemente no existían. Actualmente, la tecnología robótica puede hacer que un cirujano extirpe una vesicular biliar de un paciente desde el otro lado del océano y puede no ser tan lejano el día en que puedan desplegarse dentro de la cavidad abdominal robots quirúrgicos en miniatura para facilitar e incluso realizar intervenciones a través de un orificio natural.

Los avances en las técnicas y medicamentos en la medicina se producen de dos formas: evolutiva y revolucionaria. Generalmente es evolutiva, basada en el descubrimiento y en la innovación crecientes en la comunidad científica y en los centros médicos. En estos casos, hay tiempo para un estudio progresivo y la introducción gradual en la comunidad médica. Un ejemplo de cambio evolutivo quirúrgico es la circulación extracorpórea en cirugía cardíaca o en la introducción de las suturas mecánicas en cirugía general. No ocurrió lo mismo con la introducción de la cirugía laparoscópica o mínimamente invasiva, como estaría mejor denominada.

Este fue con cambio revolucionario; no hubo tiempo para una introducción ordenada. Esto se debió a las ventajas claras que la técnica ofrecía a los pacientes por dejar una cicatriza menor, mejor control del dolor, menor estadía hospitalaria y de reposo laboral. Esta revolución no sólo se limitó a una técnica quirúrgica en particular, sino que los buenos resultados llevaron a revisar las prácticas habituales en cirugía abierta.

La estadía hospitalaria media en una cirugía de vesícula que, a fines de los `80, era de cinco días ha pasado en la actualidad a menos de 24 horas, como se realiza en nuestras instituciones. Esto, sin duda, se debe a un avance técnico único, pero también a lecciones que la cirugía laparoscópica nos ha enseñado.

Hemos aprendido que, tras muchas intervenciones, podemos dar el alta y alimentar a los pacientes antes de lo que pensábamos. Evolución y buenos resultados.  A medida que comenzó a evolucionar la revolución de la cirugía mínimamente invasiva, más y más intervenciones se adaptaron a este método, como la cirugía colo-rectal, las operaciones de obesidad mórbida, reparación de la hernia inguinal, la cirugía de reflujo gastroesofágico, las derivaciones digestivas, las eventraciones, apendicectomías, esplenectomías y adrenalectomías. La velocidad de desarrollo y la aceptación amplia de estas intervenciones más complejas estuvo más controlada y menos influenciada por la demanda del público.

De esta forma, la revolución se convirtió en evolución. Desde unos años a esta parte, nuestras instituciones se han equipado con los instrumentos necesarios y se ha entrenado al personal en la materia específica para realizar una práctica laparoscópica segura y actualizada. De modo que, actualmente, el abordaje de la Cirugía Bariátrica, la cirugía Colo-Rectal, Esófago-gástrica, las esplenectomías, hernias y eventraciones, entre otras, se realiza de forma rutinaria mediante abordajes mínimamente invasivos con buenos resultados.

Una cosa es cierta: en comparación con la de hoy, es probable que la imagen de la cirugía general sea en 2040 tan diferente como hoy lo es la de 1988, cuando se extrajo la primera vesícula biliar por vía laparoscópica.

Categorías Infosalud

img